Antigua Muralla de La Habana, La Habana Vieja, Cuba

Sección de la antigua muralla de La Habana

Sección de la antigua muralla de La Habana (Foto: Seán Goggin bajo lic. CC BY 2.0)

A principios del siglo XVII, las autoridades coloniales españolas, ansiosas por defender La Habana de los frecuentes ataques de piratas, corsarios y ejércitos extranjeros, encargaron al ingeniero militar Cristóbal de Roda la elaboración de un plan para construir una muralla que rodeara toda la ciudad.

Las obras comenzaron en 1674 y se extendieron hasta 1740. La muralla abarcaba La Habana y todo su litoral, tenía más de 5 kilómetros de longitud, 10 metros de altura y 1,5 metros de grosor.

Disponía de nueve baluartes, innumerables espacios fortificados que se proyectaban desde el muro hacia el exterior y más de 180 cañones de gran calibre apuntando hacia el mar.

La única manera de entrar y salir de la ciudad era a través de sus fuertemente vigiladas 11 puertas, que se cerraban todas las noches y se abrían cada mañana con el sonido del disparo de un cañón.

La Habana en el siglo XVII

La Habana en el siglo XVII

En la segunda mitad del siglo XIX, el crecimiento demográfico y las nuevas actividades industriales necesitaban gran cantidad de terreno, obligando al Capitán General de Cuba en ese entonces, Miguel Tacón a aprobar la urbanización de terrenos extramuros.

Los nuevos barrios comenzaron a crecer en torno al Paseo del Prado, el Parque de la Fraternidad y el Parque Central, superando las antiguas murallas que constreñían La Habana, obsoletas al haber perdido su función militar y que comenzaron a demolerse en 1863.

Durante su vida útil no sirvió realmente para la misión para la que fue ideada, ya que la capital cubana tan solo fue atacada por los ingleses en 1762, que evitaron la muralla accediendo a la urbe por una loma en el lado este del puerto de La Habana, el único punto vulnerable y desprotegido de las defensas de la ciudad.

Hoy en día todavía quedan en pie algunos lienzos y torreones aprovechados en casas y otras edificaciones a lo largo de las calles Egido y Monserrate (oficialmente llamadas Avenida de Bélgica).

Uno de los tramos de muralla mejor conservados se levanta justo al lado de la Estación Central de Ferrocarriles. En la antigua Puerta de la Tenaza una placa de bronce recuerda el aspecto que tenía la ciudad cuando la muralla todavía estaba en pie.

Tags: , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑