Calle Oficios, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Casas Coloniales en la Calle Oficios (Foto: Vaisens bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

Casas Coloniales en la Calle Oficios (Foto: Vaisens bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

En este momento, La Habana es una ciudad en ebullición donde los andamios y las calles levantadas van dejando paso a preciosas zonas de paseo para disfrute no solo de los turistas, sino también de los propios habaneros, que o bien abren negocios, o bien disfrutan allí sus momentos de ocio, convirtiendo calles como Oficios en un hervidero de actividad.

La apertura de nuevos negocios (restaurantes, tiendas de arte, centros de tatuaje, pequeños estudios de artistas, cuidadas terrazas) ha aportado a la zona un toque cool que antes no existía.

La adoquinada Calle Oficios se extiende desde la Plaza de Armas hasta la Plaza de San Francisco. Recientemente restaurada por la Oficina del Historiador de la Ciudad, Oficios lleva siendo una de las principales calles comerciales de La Habana desde el siglo XVI.

Según datos que han llegado hasta el presente, se conoce que en el año 1584 Oficios era una de las cuatro vías con que contaba La Habana; todas ellas, trazadas a partir de la Plaza de Armas, que antes se llamaba “Plaza Principal”. Poseía 32 casas bajas y 43 con más de una planta, de las cuales 14 tenían zaguán. Existían, además, 191 accesorias.

Su denominación se debe a la diversidad de oficios que coexistían allí: menestrales, tenderos y artesanos compartían la calle con representantes del clero e ilustres familias aristocráticas. Con el tiempo, los habaneros comenzaron a llamarla Calle de los Oficios, un nombre que salió de la propia población, como la mayoría de los que sobreviven desde aquella época.

Una de sus primeras edificaciones conservada hasta el presente, es la marcada con el número 8, casi en la esquina con la calle Obispo, en la que radicaba el Palacio Episcopal o precisamente “la Casa de los Obispos“. Otras eran los Colegios de Infantes o de San Ambrosio, para varones, y de Niñas Doncellas o de San Francisco de Sales, que fueron fundadas por el Obispo Diego Evelino de Compostela.

En su trazado se alternan numerosos restaurantes, museos y proyectos culturales. Es uno de esos sitios donde parece que el tiempo se haya detenido años atrás, cuando todo era más sencillo y la gente no tenía tanta prisa.

Oficios (la primera calle trazada en la ciudad) es una de las principales arterias comerciales y turísticas del centro histórico de La Habana, y se encuentra repleta de galerías de arte, tiendas, bancos, museos, farmacias, lugares para sentarse a comer y bares de música en directo.

Como sus paralelas o su gemela Mercaderes, Oficios es lo más parecido a ese túnel del tiempo que es la capital de Cuba, un viaje a nuestro pasado más inmediato, a la era de las reparaciones y la de los talleres de objetos cotidianos, a una ciudad en la que todo se arregla una y otra vez, hasta el infinito: los relojes de pulsera, las gafas (los espejuelos, dicen los habaneros), las radios, las bicicletas…

Justo en su nacimiento de la Plaza de Armas, casi en el encuentro con la pequeña calle Tacón, podemos disfrutar varios palacios devenidos en museos. Uno de ellos, el de los Capitanes Generales, residencia de los gobernadores de la Isla en la época colonial, considerado uno de los mayores exponentes del barroco en el país y el del Segundo Cabo, que fuera la vivienda del segundo al mando en la Isla.

Este punto acoge uno de los laterales del Museo de Ciencias Naturales, mientras en el lado opuesto hay un restaurante y una heladería para refrescar del calor habitual de Cuba.

Un poco más adelante, para los amantes de los autos antiguos, aparece el Museo del Automóvil, donde se guardan piezas excepcionales en perfecto estado de conservación como un aparatoso Cadillac V-16 de 1930, un Ford T de un siglo de antigüedad, un espectacular Rolls-Royce de principios de los años 20 del siglo pasado, un Packard y un La Salle también de la década del 30.

En los números 12 y 16 encontramos la Casa de los Árabes, institución cultural que exhibe la mayor exposición etnográfica árabe en Cuba, compuesta por objetos tradicionales en una recreación de escenarios típicos.

Patio interior de la Casa de los Árabes, una construcción típica colonial de finales del siglo XVII

Patio interior de la Casa de los Árabes, una construcción típica colonial de finales del siglo XVII (Foto: Álvaro Remesal Royo bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

El imaginario popular se enriquece con la presencia de una dama elegante, vestida totalmente de blanco, que sube las escaleras del antiguo Monte de Piedad, donde ahora está el Museo Numismático, único en su género en el mundo.

Resaltan en este punto la Lonja del Comercio, edificación de inicios del siglo XX, con fachada renacentista e interiores vanguardistas, formando un singular contraste y armonía en derredor, la Basílica y el Convento de San Francisco de Asís, dos magníficas joyas de la arquitectura española muy bien conservadas, en las que se ofrecen conciertos y se acoge al único Museo de Arte Religioso (también conocido como Museo de Arte Sacro).

Siguiendo por Oficios, nos encontraremos con la casa-estudio de la pintora venezolana Carmen Montillla, uno de los centros de arte contemporáneo más relevantes del panorama artístico habanero.

En la siguiente puerta está el Estudio Galería Los Oficios, que acoge los colosales, frenéticos y enigmáticos lienzos del pintor, escultor, grabador y ceramista cubano Nelson Domínguez, Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 2009.

Situado en la esquina de las calles Brasil y Oficios, el Aqvarivm es un pequeño espacio que exhibe 90 especies de animales y plantas de agua dulce en 8 peceras. Además de la muestra, este museo busca despertar el interés científico entre los visitantes.

Justo al lado se encuentra el Hostal Convento de Santa Brígida, instalado en la otrora Casa de Don Lorenzo Montalvo, una típica mansión colonial de mediados del siglo XVIII. El complejo arquitectónico consta de dos áreas bien diferenciadas: el convento en el que viven las monjas Brigidinas y la hospedería, destinada a los huéspedes.

El Convento de Santa Brígida (a la izquierda), junto a la estatua de San Francisco (Foto: Terry Feuerborn bajo lic. CC BY-NC 2.0)

El Convento de Santa Brígida (a la izquierda), junto a la estatua de San Francisco (Foto: Terry Feuerborn bajo lic. CC BY-NC 2.0)

Opuesto al convento está el Coche Mambí, un vagón de ferrocarril construido en 1900 para ser utilizado como coche presidencial, que ha sido recientemente restaurado por la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Al este del Vagón Mambí se encuentra el antiguo Palacio de Gobierno, un edificio neoclásico construido como ampliación de una antigua casona colonial en 1895. Al finalizar la ocupación militar norteamericana en 1902, se convirtió en la sede de la Cámara de Representantes hasta 1929, año en el que se construyó el Capitolio. Desde el año 2000 ampara el interesante Museo Palacio de Gobierno.

En la esquina de Oficios y Muralla encontramos otro museo, la Casa Alejandro de Humboldt, una edificación del siglo XVIII que se encarga de preservar la obra y el legado histórico del sabio alemán, considerado como el segundo descubridor” de Cuba.

En la esquina con la calle Obispo se encuentra, desde el año 2015, la Mezquita Abdallab, una réplica de la Gran Mezquita Imperial en Ortaköy, creada por el sultán otomano Abdulmecit en 1854 a orillas del Bósforo, en Estambul, Turquía. La Mezquita Abdallab es el principal templo musulmán en la isla y en el se dan cita los seguidores del islam en La Habana para los cinco rezos diarios. Cifras oficiales dicen que hay unos 4.000 musulmanes en Cuba.

Nuestro paseo concluye en la Alameda de Paula, un paseo construido en el año 1777, a iniciativa del Capitán General de la Isla, Felipe Fons de VielaMarqués de la Torre, el mismo que había ordenado la edificación de los palacios de los Capitanes Generales y del Segundo Cabo, y que es considerado por muchos como el primer urbanista dedicado a la ciudad.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes