La Habana Vieja Callejón de los Peluqueros, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Publicado el enero 30th, 2019 | por David Giménez

Callejón de los Peluqueros, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Paseando por estas calles históricas de La Habana Vieja se encuentran verdaderas joyas, como el Callejón de los Peluqueros: apenas cien metros de la Calle Aguiar que el barbero local Papito y la Oficina del Historiador de la Ciudad han transforma­do en un proyecto de arte temá­tico.

Esta singular callejuela se ubica en la parte más añeja de La Habana, en el barrio del Santo Ángel, entre la Calle Peña Pobre y Avenida de las Misiones, cerca del Malecón habanero y de la embajada de España en la isla.

El Callejón de los Peluqueros era una de las zonas más degradadas de La Habana Vieja, y gracias a la actuación del Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler, y de los emprendedores que han abierto nuevos negocios, se ha recuperado y convertido en una de las calles más bonitas y visitadas por los turistas.

El Estado ha arreglado el pequeño pasaje y ha cedido locales donde hoy funcionan bares, tiendas, galerías y otros proyectos, todo de gestión privada.

Pasear por el Callejón de los Peluqueros es lo más parecido a entrar en una fotografía antigua de color sepia, entre edificios color pastel y coches antiguos.

Esta evocadora decadencia la convierte en un caramelo para fotógrafos, aunque no está, ni mucho menos, muerta. Si se pasea de noche se puede ver a sus vecinos bailando al son de la radio y jugando al dominó. Para el turista que visita la capital cubana el Callejón de los Peluqueros resulta imprescindible.

Vista del Arte Corte desde Peña Pobre

Vista del Callejón de los Peluqueros desde la calle Peña Pobre

El Callejón de los Peluqueros es en realidad es una calle peatonal repleta de puestecillos y comercios destartalados que recuerdan a la Cuba de los años 50. Siempre esté lleno de cubanos y algún que otro turista perdido, ya que no suele ser habitual ver muchos extranjeros por aquí. Esta zona, como muchas partes de La Habana, pulsó el botón de pausa en los años 50 y se despertó sin una sola cana.

El Callejón de los Peluqueros es una de las zonas más comerciales de la ciudad y siempre está llena de gente de todas las edades, por lo que es un gran lugar para experimentar la atmósfera incomparable de La Habana Vieja.

¿Buscando un buen corte de pelo en La Habana Vieja?, te recomendamos Arte Corte, un salón de peluquería unisex situado en el Callejón de los Peluqueros, al principio de la Calle Aguiar, al que se accede a través de una estrecha escalera.

Fundado en 1999 por el cubano Gilberto Valladares (conocido por todos como “Papito”), Arte Corte es un centro de belleza y peluquería, pero también un pequeño museo interactivo que honra el oficio de los barberos en Cuba, donde el cliente, mientras está sentado cómodamente en una silla centenaria en espera de su turno, puede disfrutar de vitrinas repletas de tijeras, brochas, máquinas de afeitar y otros utensilios antiguos.

Preparativos para una boda en Arte Corte, Peluquería en La Habana Vieja

Preparativos para una boda en Arte Corte

Exterior de Arte Corte, un salón de peluquería unisex situado en el barrio de Santo Ángel, en el Callejón de los Peluquero

Exterior de Arte Corte, un salón de peluquería unisex situado en el Callejón de los Peluqueros

En el mismo edificio, se encuentra una pequeña escuela, en la que Papito y otros peluqueros de la zona, enseñan gratuitamente su arte cada mañana a una docena de estudiantes, los cuales aspiran a abrir en el futuro su propio salón, con una licencia otorgada por el estado cubano. Aunque el proyecto fue pensado inicialmente para los habitantes de la comunidad, hoy puede asistir cualquier interesado, sin importar el sitio de donde provenga.

Además de su propia peluquería, que acoge a su vez el museo Arte Corte, este callejón cuenta con tiendas de productos artesanales, restaurantes y una zona de juegos infantiles.

En el mismo callejón también se encuentra la Galería-Estudio del artista de la plástica Roberto González y el bar-cafetería “El Fígaro”, en digno homenaje al presumido barbero sevillano, fruto del ingenio del compositor Gioachino Rossini y el libretista Cesare Sterbini.

Pero el Callejón de los Peluqueros es mucho más que todo esto. Es un proyecto orientado a beneficiar a la comunidad del Santo Ángel con obras sociales y la apertura de negocios particulares liderados por jóvenes emprendedores locales.

La Casa del Abuelo y el Comedor Comunitario de la cercana calle Espada han reverdecido gracias a la intervención de Arte Corte y la Oficina del Historiador de la Ciudad, que también en los últimos tiempos ha organizado cursos de carpintería y gastronomía, así como una bolsa de empleo a la que pueden acudir instituciones en busca de trabajadores.

Si continuamos caminando en busca de la Avenida de las Misiones, salta a el Barbeparque, un pequeño parque infantil diseñado por los estudiantes del Instituto de Diseño Superior, cuyas estructuras recuerdan a los útiles de un barbero.

El Barbeparque es un proyecto comunitario de desarrollado por Arte Corte y la Oficina del Historiador

El Barbeparque es un proyecto comunitario de desarrollado por Arte Corte y la Oficina del Historiador

En la actualidad el Callejón de los Peluqueros es lo más parecido a ese túnel del tiempo que es la capital de Cuba, un viaje a nuestro pasado más inmediato, a la era de las reparaciones y la de los talleres de objetos cotidianos, a una ciudad en la que todo se arregla una y otra vez, hasta el infinito: los relojes de pulsera, las gafas (los espejuelos, dicen los habaneros), las radios, las bicicletas…

Caminar por este museo de costumbres al aire libre merece la pena. El Callejón de los Peluqueros es un buen sitio para ver la cara B de la ciudad, aquella que necesita urgentemente reformas para que no se caiga a pedazos pero así es La Habana, un lugar donde puedes ver monumentos y construcciones espectaculares, al lado de edificios donde uno se pregunta como es posible que puedan vivir personas allí dentro.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑