Capitolio Nacional, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Vista del Capitolio desde el Paseo del Prado

Vista del Capitolio desde el Paseo del Prado (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

Si caminas por el Paseo del Prado en dirección al interior de la ciudad se abrirá ante tus ojos uno de los grandes símbolos de La Habana y monumento de visita obligada.

Situado en los alrededores del Parque Central, entre las calles Prado, Dragones, Industria y San José, el Capitolio Nacional es el edificio más ambicioso y grandioso de la capital. De el se han escrito tantos superlativos que podría empapelarse su cúpula.

Fue iniciado por encargo de Gerardo Machado, un dictador respaldado por Estados Unidos, durante el Boom Azucarero de los años 20, un efímero periodo de la historia de Cuba conocido como “la Danza de los Millones”.

Para construirlo se necesitaron 5000 trabajadores, tres años y un presupuesto de 17 millones de dólares, una cantidad desorbitada para la época.

Diseñado a imagen y semejanza del Capitolio de Washington y del Panthéon de Paris, fue inaugurado en 1929, apenas unos días después de que estallase la crisis mundial, por lo que fue objeto de numerosas críticas.

El Salón de los Pasos Perdidos en el Capitolio Nacional de Cuba

El Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio (Foto: Peter bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

El edificio albergó el cuerpo legislativo de la República de Cuba (la Cámara de Representantes y el Senado) hasta su disolución en 1959.

Desde el triunfo de la Revolución en 1959 hasta 2013, el Capitolio albergó el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, la Academia Cubana de Ciencias y la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología.

Construido con piedra caliza blanca de Capellania y bloques de granito, la fachada principal sigue los cánones de la arquitectura clásica, con un pórtico de seis columnas dóricas en lo alto de una escalinata que sube desde el Paseo del Prado.

Dicen que su arquitecto, el habanero Eugenio Raynieri Piedra, se inspiró ni más ni menos que en el Capitolio de Washington y en el Panteón de París para crear este emblemático edificio.

La enorme escalinata, está coronada por dos estatuas de bronce que simbolizan el Trabajo y la Virtud Tutelar del Pueblo, obra del artista italiano Angelo Zanelli, también autor del friso del Altar de la Patria, que forma parte del monumento a Víctor Manuel II en Roma.

Cúpula en el Capitolio Nacional de Cuba

Cúpula del Capitolio (Foto: Vincent Pollard bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

El imponente Salón de los Pasos Perdidos fue concebido para la realización de las grandes recepciones que ofrecerían las dos Cámaras en que estaba dividido el poder legislativo cubano. Son de destacar los 32 monumentales candelabros de bronce (llamados “torcheras”) fundidos en Francia, los 25 bancos de mármol de Carrara y las puertas de acceso con sus herrajes de bronce.

Como dato curioso, se dice que por este salón se pasea cada noche el fantasma del senador Clemente Vázquez Bello, que murió en un atentado en 1.932.

En el Salón de los Pasos Perdidos se encuentra la estatua de La República. Con 17 metros de altura y un peso de 49 toneladas, es la tercera bajo techo más grande del mundo, sólo superada por el Buda de Nava en Japón y el monumento a Lincoln en Washington DC. Parece ser que el autor, el escultor italiano Angello Zanelli, se inspiró en la modelo habanera Lily Válty para realizarla.

Protegida en su nicho, la sostiene una plataforma con tres escalones y una base de 2,50 metros de altura, fabricada con mármol Ónix del antiguo Egipto, similar al usado en el pedestal del monumento al Papa Eduardo VII, en la Iglesia de San Pedro en Roma.

La cúpula de piedra del Capitolio, de 62 metros de alto, está rematada con una estatua en bronce de Mercurio. Justo debajo de la cúpula se encuentra un brillante de 25 quilates (del que se dice que perteneció a Nicolás II, el último zar de Rusia) que marca el Kilómetro Cero de la red de carreteras nacionales de Cuba. No te apures, está protegido por un cristal blindado y, además, es una réplica.

El diamante está colocado sobre un círculo fundido en bronce y rodeado de una estrella octogonal labrada en mármoles polícromos que señaliza los cuatro puntos cardinales. A partir de este punto se calculan las distancias entre La Habana y todos los sitios de la isla.

También se pueden visitar las antiguas estancias de los senadores y diputados.

Desde 2003, el Capitolio está inmerso en un profundo proceso de restauración, según Eusebio Leal Splenger, “el más complejo emprendido hasta la fecha por la Oficina del Historiador”.

Cuando culminen las labores de rehabilitación en 2018, este símbolo de La Habana volverá a acoger el Parlamento Cubano.

Dirección: Paseo del Prado 422, entre San José y Dragones, La Habana Vieja
Teléfono: +53 7 862 6536
Horarios: De lunes a viernes, de 9 a 16 h.

Tags: , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes