Castillo de la Real Fuerza (Museo de la Navegación), La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Castillo de la Real Fuerza, Foso

El impresionante foso que rodea el Castillo de la Real Fuerza

En el lado del mar de la Plaza de Armas se encuentra el Castillo de la Real Fuerza, la fortaleza más antigua de Cuba, y desde 2008, sede del Museo de la Navegación, que cubre la historia del fuerte y la Ciudad Vieja, y sus conexiones con el antiguo Imperio Español.

En 1555 el francés Jacques de Sores saqueó e incendió La Habana tras derrotar a sus escasos defensores. Para proteger la floreciente colonia de los ataques de piratas, corsarios y ejércitos extranjeros, el rey de España envió en 1558 a Bartolomé Sánchez, quien proyectó un castillo con una torre descomunal de 195 metros, lo que hizo que fuera reemplazado por Francisco de Calona. En 1588, tras más de 20 años de intensos trabajos el imponente e indómito Castillo de la Real Fuerza estaba terminado.

Aunque su situación estratégica no era la mejor, ya que se encontraba demasiado dentro de la bahía, logró resistir varios ataques externos y se erigió como uno de los estandartes de la defensa de La Habana.

La Giraldilla, una escultura de bronce que se dice es Inés de Bobadilla

La Giraldilla, una escultura que se dice es Inés de Bobadilla (Foto: lezumbalaberenjena bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

En el interior del Museo se conserva La Giraldilla, una escultura de bronce fundida en La Habana en 1632 por Jerónimo Martínez Pinzón que se dice es Inés de Bobadilla, esposa de Hernando de Soto, séptimo gobernador español en Cuba y explorador de la Florida. Cuenta la leyenda que Doña Inés subía todos los días al torreón esperando ver el barco que trajera de vuelta a su amado.

Sin embargo de Soto nunca regresó. Incluso cuando se supo que Don Hernando había muerto explorando el río Mississippi ella siguió esperándolo desde lo alto de la fortaleza durante el resto de su vida, convirtiéndose en un símbolo del amor eterno.

La torre oeste es conocida popularmente por el nombre de “La Espera” en honor a Doña Inés, y La Giraldilla se ha convertido en uno de los mitos favoritos de los habaneros y en el emblema del ron Havana Club. La atalaya está coronada por una aguja piramidal, en el extremo de la cual se encuentra una copia de La Giraldilla.

Entrada del Castillo de la Real Fuerza, en la actualidad sede del Museo de la Navegación

Entrada del Castillo de la Real Fuerza, en la actualidad sede del Museo de la Navegación (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

Otra interesante atracción del Museo de la Navegación es la maqueta del barco de guerra Santísima Trinidad, apodado “El Escorial de los Mares”. Construido en los astilleros de La Habana en 1769 con el objetivo de devolver y asegurar la hegemonía de la Armada española en los mares, fue en su época el barco de línea más grande del mundo, con 53 metros de quilla, 60 de eslora, cuatro puentes, más de 140 cañones y una dotación de casi 1000 marinos. El principal “arquitecto” del navío de línea más ambicioso jamás construido fue el capitán de fragata irlandés Mateo Mullan.

Durante la Batalla de Trafalgar fue el buque insignia de la flota española y resistió durante horas los ataques de los navíos ingleses Neptune, Leviatán, Conqueror, Africa, Prince y Victory (el barco del almirante Nelson). Se hundió cuando era remolcado a Gibraltar como trofeo de guerra.

Aquella frase que se lee en todas las guías turísticas sobre el “marco incomparable” sospechamos que se acuñó por el Castillo de la Real Fuerza. No se nos ocurre ningún otro lugar en La Habana más ideal para ver la puesta de sol. Las vistas desde la azotea sobre toda la bahía, especialmente por la noche, son alucinantes.

Dirección: Plaza de Armas, entre Calle O’Reilly y Avenida del Puerto, La Habana Vieja
Teléfono: +53 7 8615010
Correo Electrónicotony@patrimonio.ohc.cu
Horarios: De martes a domingo, de 9 a 17 h.

Tags: , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑