Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, La Habana, Cuba

En 1762 los ingleses lograron capturar la estratégica loma, donde posteriormente se edificaría la Cabaña. Sirviéndose de esa privilegiada posición, tomaron el hasta entonces inexpugnable Castillo del Morro, y bombardearon La Habana hasta provocar su rendición.

En 1762 los ingleses lograron capturar la estratégica loma, donde posteriormente se edificaría la Cabaña. Sirviéndose de esa privilegiada posición, tomaron el hasta entonces inexpugnable Castillo del Morro, y bombardearon La Habana hasta provocar su rendición.

La colosal Fortaleza de San Carlos de la Cabaña fue construida entre 1763 y 1774 en una loma en el lado este del puerto de La Habana, para proteger el único punto débil en las defensas de la ciudad.

En 1762 los ingleses lograron capturar esta importante colina y desde ella bombardearon implacablemente La Habana sin piedad hasta provocar su rendición. En 1763 España cedió La Florida a Inglaterra a cambio de recuperar La Habana.

Para evitar que se repitiera lo sucedido, el rey Carlos III de España ordenó la construcción de una fortaleza inexpugnable capaz repeler las futuras invasiones. El resultado fue la edificación militar española más grande de toda América, con una extensión de 700 metros de largo por 240 de ancho y una superficie de 10 hectáreas.

Se dice que cuando Carlos III se enteró del coste de la fortaleza pidió un catalejo para verla, ya que una construcción tan grande y tan cara, por fuerza tenía que verse desde Madrid.

Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, Entrada

Entrada a la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña (Foto: Angelo Lucia bajo lic. CC BY-SA 2.5)

En La Cabaña se alojaron durante 200 años las mejores unidades del ejército español en Cuba. Durante las Guerras de Independencia sirvió de cárcel, en la que estuvieron presos muchos patriotas cubanos, como José Martí.

Los dictadores Machado y Batista utilizaron la fortaleza como prisión militar, e inmediatamente después del triunfo de la revolución en 1959 el comandante Ernesto “Che” Guevara instaló aquí su cuartel general.

En la actualidad, la antigua oficina de la Comandancia contiene un pequeño museo dedicado al Che, en el que se exponen documentos, objetos y testimonios relacionados con el famoso guerrillero.

Por la tarde, artesanos cubanos exhiben sus piezas dentro del complejo militar colonial más atractivo de La Habana. Las calles y plazas estrechas, con muros de piedra y barracas almenadas convergen en un agradable contraste con los modernos stands de la feria.

Vistas al mar y a La Habana Vieja desde la dársena conocida popularmente como “de los franceses”, excepcionalmente situada justo detrás de la antigua batería cañones La Divina Pastora, a los pies de la Fortaleza de la Cabaña.

Vistas al mar y a La Habana Vieja desde la dársena conocida popularmente como “de los franceses”, excepcionalmente situada justo detrás de la antigua batería cañones La Divina Pastora, a los pies de la Fortaleza de la Cabaña (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

Docenas de vendedores ofrecen cuadros tradicionales, miniaturas de coches clásicos americanos en madera, instrumentos musicales, tales como bongos y maracas, ropas de lino y algodón, así como cerámicas y otras creaciones.

No se nos ocurre ningún otro lugar en La Habana más ideal para ver la puesta de sol. Sus vistas sobre la ciudad, la bahía y el puerto, especialmente por la noche, son alucinantes.

Todos los días, a las nueve de la noche, un pelotón de cadetes vestidos como militares españoles del siglo XVIII recrean la tradicional ceremonia del cañonazo, un acto simbólico que recuerda el que se disparaba sobre el puerto en la época colonial para avisar del cierre de la bahía de La Habana con una cadena por la noche, para evitar ataques de piratas y corsarios. Puedes visitar la popular ceremonia vespertina por tu cuenta o como parte de una excursión organizada.

Además de bares, restaurantes, souvenirs y una tienda de puros (que contiene el cigarro más largo del mundo), La Cabaña alberga el Museo de Fortificaciones y Armas, que contiene todo tipo de armamento, desde arcos y flechas hasta catapultas gigantes y cañones.

A los pies de la fortaleza de La Cabaña y al lado del Castillo del Morro, se encuentra la Batería de la Divina Pastora, un antiguo emplazamiento de 14 cañones construido en 1726 que en la actualidad alberga un restaurante. La Divina Pastora, los Doce Apóstoles y Sol eran las baterías más potentes de la ciudad y defendían a diferentes niveles el acceso a la Bahía de La Habana.

El fuerte de La Cabaña forma junto con el castillo de los Tres Reyes del Morro el Parque Histórico-Militar Morro-Cabaña.

DirecciónParque Histórico Militar Morro-Cabaña
Horario: Abiertos todos los días, de 10 a 22 h.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑