Publicado el octubre 1st, 2017 | por David Giménez

Club Habana, Miramar, La Habana, Cuba

Esta fabulosamente mansión de estilo ecléctico construida en 1928 en el reparto de Flores, albergó hasta 1959 el Havana Biltmore Yacht & Country Club, un exclusivo centro recreativo para millonarios cubanos y norteamericanos.

En la década de los 50 el número de socios superaba los 3900, y del club eran miembros familias de apellido ilustre, como los Arellano o los Menocal.

El 31 de diciembre de 1958 el Havana Biltmore Yach and Country Club celebró su última gran fiesta de fin de año. Hubo langosta, champán y una gran orquesta toco a pie de playa hasta el amanecer.

Algunos de los asistentes a aquella celebración salieron directamente del club hacia el aeropuerto siguiendo el ejemplo del presidente Fulgencio Batista. Otros se embarcaron aún embriagados en los yates que tenían atracados en los muelles del club, mientras llegaba a la capital la noticia de que los barbudos de Fidel Castro se acercaban a La Habana.

Poco después del triunfo revolucionario, el Havana Biltmore y los otros cuatro grandes clubes de la aristocracia cubana -el Havana Yacht Club, el Miramar Yacht Club, el Vedado Tenis y el Club de Profesionales– fueron nacionalizados. El gobierno revolucionario también expropió enseguida el Country Club y el club social del Casino Español. La mayoría de estas instalaciones fueron convertidas en círculos sociales obreros. El Havana Biltmore se transformó en un instituto deportivo para atletas del pueblo.

En la actualidad el club, rebautizado como Club Habana, está siendo rehabilitado y es un lugar muy frecuentado por empresarios y diplomáticos extranjeros que viven en La Habana. Los socios pagan una cuota de unos 1500 CUC al año y como contrapartida tienen a su disposición instalaciones hípicas, campo de golf, piscina, playa, guardería infantil, club naútico, pistas de tenis, gimnasio, salón de masajes, varios restaurantes, un centro de negocios, piscina y playa privada. El pase de un día cuesta 20 CUC.

En 1953 el establecimiento se hizo famoso por negar la entrada al mismísimo presidente cubano Fulgencio Batista, bajo el pretexto de que era “negro”. Treinta años después, Fidel Castro tuvo mejor suerte cuando fue a cenar, siendo el Club Habana uno de los pocos sitios en los que se le ha visto comer en público.

Dirección: Quinta Avenida, entre 188 y 192, Playa
Teléfono:
+53 7 245700
Horarios:  Abierto todos los días de 9 a 19 h.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑