Edificio Focsa, Vedado, La Habana, Cuba

Edificio Focsa, La Habana (Foto: Hmaglione10 bajo lic. CC BY-SA 3.0)

Edificio Focsa, La Habana (Foto: Hmaglione10 bajo lic. CC BY-SA 3.0)

Visible desde cualquier punto de La Habana, el edificio Focsa (Fomento de Obras y Construcciones Sociales Anónimas) es un colosal mausoleo de hormigón armado de 39 plantas y 375 apartamentos construido entre 1954 y 1956 en el tiempo record de 28 meses, utilizando la informática más avanzada y sin emplear grúas.

El edificio fue proyectado por el ingeniero Luis Sáenz Duplace y el arquitecto Ernesto Gómez Sampera y se inspiró en la idea del arquitecto francés Le Corbusier de una estructura autónoma y autosuficiente en lo básico dentro de una ciudad, un concepto totalmente opuesto a la desurbanización o, como él le decía, a la “manía de las casas unifamiliares”.

Considerado un gran avance tecnológico de la ingeniería civil cubana en su momento, fue durante décadas la segunda construcción de hormigón y acero más alta del mundo, solo superada por el Edificio Martinelli de Sao Paulo (Brasil).

En los años 70 y 80 alojó asesores civiles soviéticos y a principios de los 90 fue catalogado como una de las siete maravillas de la ingeniería moderna en Cuba.

Vista del Edificio Focsa

Vista del Edificio Focsa (Foto: Axel Drainville bajo lic. CC BY-NC 2.0)

Durante los años difíciles del Periodo Especial, un largo período de crisis económica que comenzó como resultado del colapso de la Unión Soviética en 1991, así como por el recrudecimiento del embargo norteamericano desde 1992, los pisos superiores del Focsa fueron abandonados y se convirtieron en nidos para los buitres, y en 2000 un cable de ascensor se rompió, matando a una persona.

Desde 2004, el Focsa es utilizado como alojamiento para los participantes en la denominada “Operación Milagro“, un proyecto humanitario que tiene el propósito de ayudar a aquellas personas con bajos recursos para que puedan ser operadas en Cuba de distintos problemas oculares.

Sometido a una profunda restauración en los últimos años, este gigante sigue dominando hoy en día el “skyline” habanero y ofrece unas vistas únicas de la ciudad y del océano.

El enorme inmueble alberga todo tipo de locales: viviendas, tiendas, estudios de radio y televisión, un teatro de títeres, una gran piscina, cafeterías y restaurantes como La Torre -uno de los establecimientos gastronómicos más célebres y visitados de la ciudad a pesar de que su precio está por encima de la media-. Disfrutar de un cóctel y de una langosta mientras el sol cae reflejándose sobre el Malecón te hace escalar 60 escalafones de golpe en la escala de Richter. No se nos ocurre ningún otro lugar en La Habana más ideal.

Dirección: Entre las calles 17, 19, M y N, a pocos metros del Malecón habanero, El Vedado

Tags: , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑