El Floridita, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

La escultura de Hemingway en el Floridita, obra de José Villa Soberón (Foto: Frederic Schmalzbauer bajo lic. CC BY-SA 3.0)

La escultura de Hemingway en El Floridita (Foto: Frederic Schmalzbauer bajo lic. CC BY-SA 3.0)

Situado en la esquina de las calles Obispo y Monserrate, uno de los rincones con más encanto de La Habana Vieja, por no ponernos chovinistas y decir del mundo, El Floridita (antiguamente conocido como La Piña de Plata) es uno de los puntos de referencia de la buena coctelería de la ciudad.

Aquella frase que se lee en todas las guías turísticas sobre el “marco incomparable” sospechamos que se acuñó por El Floridita. Beberte un cóctel aquí te hace escalar 60 escalafones de golpe en la escala de Richter. No se nos ocurre ningún otro lugar en La Habana más ideal.

Se define como “La Cuna del Daiquirí”, ya que poco después de terminar la Guerra de la Independencia de Cuba, un barman catalán del establecimiento llamado Constante Ribalaigua Vert inventó el cóctel. Es uno de esos sitios donde parece que el tiempo se haya detenido años atrás, cuando todo era más sencillo y la gente no tenía tanta prisa.

Su barra es el escenario de las coreografías más complicadas. Aquí se venera al cóctel. No salgáis sin probar el Daiquirí–sin competencia en La Habana– o alguna de las creaciones magistrales del barman.

Vista del Floridita desde la Calle Obispo

Vista del Floridita desde la Calle Obispo (Foto: lezumbalaberenjena bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

A los cócteles de primera categoría, se añade una decoración lujosa, inspiradísima, irresistible para los “cool hunters”. El Floridita es un bar relajadísimo y encantador que solía frecuentar el Premio Nobel Ernest Hemingway, y un buen lugar para retomar fuerzas tras una larga caminata por La Habana.

El estadounidense lo tenía claro, y así lo dejó plasmado de su puño y letra en una de las paredes de La Bodeguita del Medio: “Mi Mojito en La Bodeguita, mi Daiquiri en El Floridita”.

Aunque ya era el sitio predilecto de muchos expatriados norteamericanos, fue Hemingway quien lo popularizó en los años 30 y un agradecido Floridita, le dedicó uno de sus combinados más conocidos, el Papa Hemingway Especial (un Daiquirí con zumo de pomelo). Su récord –dice la leyenda– eran 13 Daiquirís de una sentada.

Una estatua a tamaño natural de Hemingway, sonriente y acodado en su lugar favorito de la antigua barra de estaño, hace imperecedera su presencia en El Floridita.

Buen ambiente a cualquier hora del día, desde el aperitivo hasta la última copa de la noche. La experiencia provocará una pequeña perturbación en vuestra cuenta corriente, pero valdrá la pena.

Dirección: Calle Monserrate (oficialmente Avenida de Bélgica) esquina Calle Obispo, La Habana Vieja
Teléfono: +53 7 867 1300
Sitio Web: http://www.floridita-cuba.com/
Horarios: Abierto todos los días de 12:00 a 24:00 h.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑