El Túnel de La Habana, La Habana vieja, La Habana, Cuba

El Túnel de La Habana

El Túnel de La Habana (Foto: Joe Ross bajo lic. CC BY-SA 2.0)

Para ver sol y playa en La Habana hay que que sumergirse previamente en la oscuridad y atravesar el túnel flotante de 733 metros de largo que sortea la bahía, una faraónica obra de ingeniería llevada a cabo en los años 50.

Durante siglos las comunicaciones del núcleo urbano de La Habana con el Este se realizaban bordeando la Bahía y hacia el Oeste cruzando el Río Almendares por los puentes existentes.

A pesar de que el desarrollo urbanístico de la ciudad fue en dirección Oeste y Sur, inversionistas, hombres de negocios y políticos cubanos de principios del siglo XX ponían su larga vista hacia las posibilidades de ampliar la ciudad hacia la zona situada al Este de la Bahía de La Habana.

En los años 40 los especialistas del Ministerio de Fomento pretendían alojar en el Este unos 200.000 habitantes, aún más, extender la ciudad hasta las playas de Santa María del Mar en los próximos 30 años.

La empresa francesa Societé de Grand Travaux de Marseille fue la responsable de la construcción del Túnel de La Habana, que se hizo en treinta meses, entre 1957 y 1958, en condiciones extremadamente difíciles debido a la necesidad de trabajar bajo agua.

A cargo de la dirección de ejecución y proyección de la obra estuvo el ingeniero cubano José Menéndez Menéndez, quien junto al grupo de trabajo que lo acompañaba diseñó un sistema de tubos de hormigón reforzado, capaz de soportar grandes toneladas de agua.

El servicio de esta vía es fundamental para el desarrollo habitacional de La Habana después de 1959, cuando concluyó la construcción de los repartos de Camilo Cienfuegos (conocido como Habana del Este) y Bahía, y surgió Alamar, un conjunto de edificaciones para más de 100.000 personas, cuya mayoría trabaja o estudia en distintos barrios de la capital y pueden hacer el recorrido desde sus hogares cada día en apenas media hora desde el Parque Central.

Los automóviles y ómnibus pueden trasladarse de un extremo a otro del túnel en unos 45 segundos, a 60 kilómetros por hora de velocidad.

El túnel de La Habana no es el único existente en la ciudad, pero se le denomina así por la gran importancia que tiene para el transporte y por su majestuosidad.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑