Escultura de Cecilia Valdés, Centro Habana, La Habana, Cuba

Escultura de la heroína ficticia Cecilia Valdés frente a la Iglesia del Santo Ángel Custodio

Escultura de la heroína Cecilia Valdés frente a la Iglesia del Santo Ángel Custodio (Foto: Rob Oo bajo lic. CC BY 2.0)

De unos años a esta parte, sólo se habla del profundo proyecto de rehabilitación de la Plazuela de Santo Ángel, de lo nuevo que luce el empedrado, de lo bella que es la pintura cuando no está desconchada, del olor a cemento fresco que, como el pan recién hecho, huele delicioso. Casi completamente restaurada, rezuma encanto por los cuatro costados.

El edificio más grande de la plaza es la iglesia del Santo Ángel Custodio, una joya de la arquitectura colonial erigida en 1695 y totalmente reconstruida en 1846, tras ser gravemente afectada por un huracán.

En el centro de la plaza se encuentra una estatua de la heroína ficticia, pero sospechosamente posible, Cecilia Valdés, vigilada por un busto del autor que la creó, Cirilo Villaverde.

La Habana ha sido fuente de inspiración para que poetas y narradores leguen atractivas historias al patrimonio de la literatura. Una de ellas es Cecilia Valdés, una de las principales obras del escritor cubano Cirilo Villaverde.

Según los expertos, es la novela antiesclavista más importante del siglo XIX.

Su obra denuncia los horrores que sufrieron los esclavos africanos llevados a Cuba para trabajar forzosamente, enfocándose en Cecilia, mujer mestiza producto de la relación entre su madre negra y un rico criollo blanco.

En la novela, Cirilo Villaverde transmite un cuadro maravilloso, costumbrista a estas alturas, de la vida en La Habana durante el periodo colonial.

A diferencia de otras novelas de su época, cala en los problemas esenciales de la sociedad que describe, la cubana, en su devenir histórico y en sus contradicciones clasistas, en la mezcla de razas y culturas.

La obra fue esculpida por el artista Erig Rebull, a quien le tomó dos años hace su primera estatua fundida en bronce.

Es fruto del apoyo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana —que le hizo el encargo—, y de un grupo de amigos que directamente colaboraron en todo el proceso, como el artista Kamyl Bullaudy, los fundidores artísticos Idel Olivés y Gabriel Trutié y el maestro escultor Lázaro Navarrete, esencial desde los pasos iniciales con sus consejos técnicos y prácticos.

La pieza fue dedicada por el autor a su fallecida esposa Gisell Fundora, quien fue su primera modelo, y a sus amigas de la Asociación de Comunicadores Sociales de Cuba que le ayudaron también en ese proceso.

La estatua a veces parece cobrar vida. Su estilo, a la usanza de la época, refleja cómo vestían muchas habaneras de entonces.

Casi todo en la Plazuela del Santo Ángel evoca la historia de Cecilia. Desde la pendiente adoquinada por donde caminaba en la narración, hasta la iglesia a la que solía asistir para depurar sus pecados.

Por eso este personaje de ficción fue ubicado justo frente al monumento que desde 1946 se erige a su creador Cirilo Villaverde, quien ha sido catalogado como uno de los escritores más representativos del realismo cubano, pleno de romanticismo y sin escapar de la tragedia.

Dirección: Calle Compostela 2, con Calle Monserrate (oficialmente Avenida de las Misiones), Centro Habana

Tags: , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes