Real Fábrica de Tabacos Partagás, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Vista de la Real Fábrica de Tabacos Partagás

Vista de la Real Fábrica de Tabacos Partagás (Foto: Cristian Viarisio bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

La fábrica más antigua y famosa de La Habana no podía ser otra que la de uno de los productos cubanos por excelencia: los puros.

Los cubanos lo consideran un auténtico tesoro nacional, escondido en la calle de la Industria, justo detrás del Capitolio, muy cerca del bullicio del Paseo del Prado, la mayor arteria comercial y turística de La Habana.

La Real Fábrica de Tabacos Partagás fue fundada en 1845 por el catalán Jaime Partagás. Este polifacético emprendedor emigró a Cuba muy joven y fundó con la ayuda del comerciante Juan Conill una pequeña fábrica de tabaco en La Habana en 1827. Desde el principio, tenía la ambición de emprender una producción a mayor escala, pero no disponía del capital suficiente.

Durante años se dedicó a comprar grandes cantidades de terrenos en la región de Vuelta Abajo, convirtiéndose en propietario de la mayoría de las mejores plantaciones del cultivo de tabaco de Cuba. Tardó 20 años antes de poder conseguir el interés de los inversores en su proyecto.

Por fin y con el apoyo de los accionistas, en 1845 creó en La Habana, la empresa La Flor de Tabacos de Partagás y Cía , en el n º 60 de la calle de Industria. El hecho de tener la posibilidad de elegir entre los mejores tabacos de Cuba dio a la marca un éxito increíble. Además, Jaime Partagás fue de los primeros en concentrarse meticulosamente en las técnicas para mejorar la producción, especialmente experimentando con diversos métodos de fermentación y envejecimiento del tabaco.

Vista de Partagás

Vista de Partagás desde la Calle Industria (Foto: Becsh bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

El nombre, más adelante se cambió a Real Fábrica de Tabaco Partagás, y supuestamente se eligió este nombre, ya que por su calidad Jaime Partagás había llegado a ser proveedor de puros de la nobleza y realeza de diferentes países de Europa y Asia.

También fue presidente de la Sociedad de Beneficencia de Naturales de Cataluña, más conocida como el Casal Català, que agrupaba a las asociaciones de inmigrantes catalanes, que por aquel entonces contaban en Cuba con varios miles miembros.

Jaime Partagás murió asesinado al recibir un balazo en una de sus plantaciones de Vuelta Abajo (se dice que por un rival celoso en competencia con él por un asunto amoroso).

Hoy en día en la fábrica trabajan más de 400 cigarreros y cigarreras que producen algunas de las marcas de puros más conocidas e importantes de Cuba, como Montecristo o Cohiba.

En Partagás apareció por primera vez la figura del «lector», que tenía la importante la misión de leer en voz alta diarios y novelas para entretener a los torcedores de puros mientras trabajaban.

Cigarreros y cigarreras en la Fábrica de Tabacos Partagás

Cigarreros y cigarreras en la Fábrica de Tabacos Partagás (Foto: Lars Kristian Flem bajo lic. CC BY-NC 2.0)

La primera aparición del lector en las fábricas fue muy apreciada por los trabajadores, y llegó a ser considerada un derecho social y cultural. Las lecturas de Cervantes, Dumas o Shakespeare llegaron a tener tal aceptación que algunas vitolas hoy famosas pasaron a denominarse Sancho Panza, Montecristo o Romeo y Julieta.

El destacado ensayista y crítico literario español Ramiro de Maeztu (miembro de la llamada Generación del 98 y del Grupo de los Tres junto a Azorín y Baroja) trabajó entre 1891 y 1894 como lector en una fábrica de La Habana.

La importancia del papel jugado por el lector se puede apreciar por el largo período de tiempo que duró, aunque apareció un competidor de alta tecnología para ocupar su lugar: la radio.

El espléndido y suntuoso edificio de estilo colonial en el que se ubica la fábrica fue cuidadosamente restaurado en 2013.

La fábrica se puede visitar con un tour guiado, en el que recorrerás varias salas siguiendo el proceso de producción y verás cómo se separan y clasifican las hojas, y cómo se enrollan, prensan, adornan y empaquetan los puros. Los tickets para los tours se compran en el vestíbulo del Hotel Saratoga. Dado que este recorrido es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad y las plazas son limitadas, es muy recomendable reservar con días de antelación.

En los últimos años, la producción se ha ido trasladando paulatinamente a las instalaciones de Partagás en la Calle Padre Varela (Centro Habana), donde ya fabrica los puros de sus principales marcas.

Dirección: Calle Industria 520, entre Barcelona y Dragones, La Habana Vieja
Teléfono: +53 7 862 4604
Horarios:  Visitas guiadas cada 15 minutos, de lunes a viernes de 9 a 13h.

Tags: , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑