Hotel Palacio San Miguel ****, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Dirección: Calle Cuba No. 2, esq. a Peña Pobre, La Habana Vieja

Una estancia en el Hotel San Miguel debe ser muy similar al privilegio de hospedarse en la mansión privada de alguien, todo un gusto para aquellos que prefieren los lugares pequeños e íntimos.

Como en muchos de los inmuebles de la Habana Vieja que actualmente funcionan como hoteles, la remodelación del San Miguel estuvo regida por el buen gusto y la fidelidad a los factores históricos: la mayoría de los muebles y la decoración del hotel son originales, y la fusión de los detalles modernos con los antiguos es imperceptible. Algunos de los muebles, como los butacones y el sofá tapizados que se encuentran junto a la recepción, en el área de estar convertida en lobby bar, presentan estampados raídos, descoloridos, como muestra del uso que se les ha dado, para realzar la sensación de autenticidad e intimidad.

Con sólo diez habitaciones, el Hotel San Miguel es el tipo de establecimiento acogedor donde uno puede hacerse amigo del personal del hotel y tutearse mutuamente. A pesar de la elegancia aristocrática de los interiores, no hay que seguir ningún código de etiqueta ni protocolos: los huéspedes encontrarán todos los espacios del hotel muy agradables y se sentirán como en casa cenando en el soleado restaurante y pasillo del segundo piso, y lo mismo sucede con la terraza Sevillana en la azotea, que tiene una vista sensacional del puerto y de la fortaleza del morro con su faro, del otro lado de la bahía.

El San Miguel, muy cerca del Malecón, es un punto de partida excelente para aventurarse a explorar la Habana Vieja y sus sitios históricos.

Reserva este Hotel ahora – Comprobar Precios y Disponibilidad

Instalaciones del Hotel

Bar – Sala TV – Parqueo – Servicios Médicos – Restaurante

Información de la Habitación

Agua Fria y Caliente – Aire Acondicionado – Balcón – Teléfono – TV Satélite – Caja de Seguridad – Servicio de Habitaciones – Minibar – Baño Privado

Guía de La Habana Vieja

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982, La Habana Vieja es el centro urbano histórico mejor conservado de América. A pesar de ser el corazón de una metrópoli con más de dos millones de habitantes, La Habana alberga una interesante mezcla de monumentos barrocos y neoclásicos, así como un conjunto homogéneo de casas coloniales con arcadas, balcones, rejas de hierro forjado y patios interiores. Si estás pensando en tomar un vuelo a La Habana próximamente, no dudes en visitar nuestra selección de lugares imprescindibles. ¿Vamos?.

La concurrida calle Obispo fue diseñada en 1519, sólo cuatro años después de la fundación de La Habana y es una de las zonas más comerciales de la ciudad. La Plaza de la Catedral es uno de los sitios más bellos de La Habana Vieja, en el que además de la catedral, hay varios palacios elegantes, que una vez alojaron a los aristócratas y comerciantes más poderosos de la ciudad. La Plaza de Armas fue trazada poco después de la fundación de la ciudad y está presidida por la estatua del patriota cubano de Manuel de Céspedes.

El Palacio de los Capitanes Generales es una de las obras más representativas de la arquitectura barroca en Latinoamérica y desde 1968 alberga el Museo de la Ciudad. El majestuoso Palacio del Segundo Cabofue construido entre 1772 y 1790 como residencia de la mano derecha del Capitán General de Cuba y hoy acoge el Instituto Cubano del Libro. El Castillo de la Real Fuerza es una de las fortalezas más antiguas de América y es sede del Museo de la Navegación, donde se muestra La Giraldilla. El Templete es un pequeño templo de estilo neoclásico construido en 1828 en el lugar donde en noviembre de 1519 se celebró (bajo la sombra de una ceiba) la primera misa en La Habana. El Museo Colonial está situado en una elegante mansión construida en 1720 por orden del capitán general de Cuba Don Luis Chacón. Su sencilla estructura de dos plantas, es un magnífico ejemplo de las casas tradicionales de los comerciantes de la época colonial.

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑