Hotel San Alejandro ***, Marianao, La Habana, Cuba

Dirección: Ave. 31 e/76 y 78, Marianao

A sólo 500 metros del mundialmente famoso Cabaret Tropicana se encuentra el Hotel San Alejandro. Con más de medio siglo de existencia y una atractiva arquitectura neo-republicana, le brinda junto con una rica historia, una merecida hospitalidad para que usted se sienta como en casa.

Como cliente de este Hotel usted cuenta la recepción que le atenderá con la amabilidad, cortesía y profesionalidad que Ud merece. Además de brindarle una atención personalizada y toda la información que solicite.

Cuenta con 78 habitaciones, amplios pasillos y un clima de quietud que lo invita al descanso reparador. Todas cuentan con servicios de agua fría y caliente, T.V satelital, aire acondicionado, teléfono y minibar.

El restaurante La Galería ofrece comida típica cubana e internacional, además Ud puede disfrutar del Reservado El Arte (o salón azul) con deliciosos platillos, en un clima íntimo y confortable, rodeado de la mejor atención.

En contacto directo con la naturaleza y con el delicioso sabor de una parrillada el snack bar “Terracota” lo acoge a la sombra de un hermoso follaje. Juego de Billar y buena música podrá disfrutar en el Bar Cafetería Mambo Club.

Muy cerca del Hotel se encuentran varios centros de salud a los cuales podrá acceder caminando directamente desde el Hotel.

Reserva este Hotel ahora – Comprobar Precios y Disponibilidad

Instalaciones del Hotel

Cafetería – Restaurante a la Carta – Sala de Juegos – Salón de Conferencias – Recepción 24 horas – Aparcamiento

Información de la Habitación

Aire Acondicionado – Teléfono – TV Satélite – Minibar – Baño Privado – Agua Fria y Caliente

Guía de Marianao

Marianao es un barrio comercial y residencial de gran dinamismo situado entre Miramar y Marina Hemingway. A principios del siglo XVIII el ayuntamiento de La Habana otorgó al sacerdote Francisco Zayas Bazán unos terrenos en la zona del actual Marianao en los que decidió fundar un poblado. A tal efecto llevó a varios frailes dominicos y agustinos, quienes construyeron una ermita y varios caserios en 1719, un asentamiento que fue totalmente destruido por un incendio en 1726.

En 1765 se nombró al poblado cabeza de partido con el nombre de Quemados de Marianao. En 1878 se constituyó como municipio y adquirió auge industrial con el desarrollo de ingenios azucareros y la fabricación en la zona de productos de alfarería, cerámica, cemento, perfumes y otros artículos. En 1879 había en Marianao 98 quintas de recreo junto a la carretera que iba de la capital a Guanajay y en 1884 se inauguró el tramo del ferrocarril hasta la Playa.

En Marianao desarrolló el científico cubano Carlos J. Finlay algunas de sus investigaciones fundamentales que lo llevaron al descubrimiento en 1881 del agente trasmisor de la fiebre amarilla. Por ello existe, en la intersección de las calles 100 y 31, un gran obelisco dedicado a su memoria.

En Marianao se encuentra el antiguo campamento militar de Columbia, construido en 1902 por el gobierno interventor norteamericano, y en la actualidad el complejo educativo Ciudad Libertad. Con el triunfo de la Revolución en 1959 el campamento de Columbia se convirtió en uno de los principales centros educativos de Cuba, en el que un niño puede entrar con seis meses de nacido al círculo infantil, y salir, más de veinte años después, con un título universitario y varios postgrados; cursar una maestría y hasta hacer un doctorado.

En el Campamento Columbia nació en 1910 José Lezama Lima, una de las figuras más importantes de la literatura cubana contemporánea.

Con el advenimiento de la etapa conocida como la “Danza de los Millones”, producida por el aumento del precio del azúcar como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, en Marianao se hicieron impresionantes inversiones en obras de urbanización de nuevas áreas y construcción de suntuosas residencias.

Tags: , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑