Iglesia de San Francisco de Paula, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Iglesia de San Francisco de Paula

Iglesia de San Francisco de Paula (Foto: Oficina del Historiador de La Habana)

San Francisco de Paula es una de las iglesias más bellas de toda La Habana, gracias a su exuberante fachada barroca, delicadas vidrieras y gran cúpula. Construida en el año 1664 como capilla del hospital de mujeres de San Francisco de Paula, fue gravemente dañada por el paso de un huracán y reconstruida prácticamente en su totalidad en 1730.

Funcionó como institución religiosa hasta finales del siglo XIX, cuando fue vendida a la Compañía de Comercio del Puerto Habana Railroad. Al tomar posesión, la referida compañía demolió el edificio que ocupaba el hospital, y estableció vías férreas para facilitar el tráfico hacia los espigones del puerto. Por su cercanía a éste, la iglesia se utilizó durante años como almacén, antes de caer en el total abandono.

En los años 40 estuvo a punto de ser derribada para prolongar la Avenida del Puerto, como parte del plan de ensanchamiento de la capital, algo que se evitó gracias a la movilización de los intelectuales habaneros, con el historiador de la ciudad Emilio Roig de Leuchsenring a la cabeza, que desarrollaron una intensa campaña mediática en defensa de esta joya arquitectónica.

Completamente restaurada en el año 2000, la Iglesia de San Francisco de Paula sirve en la actualidad como sala de conciertos de música coral y de cámara. A los conciertos de música clásica, los mejores de este estilo en La Habana, asiste mucho público, por lo que es aconsejable reservar con antelación. También dispone de una galería de arte que ha expuesto el trabajo de excelentes artistas internacionales y también locales.

Dirección: Plazuela de Paula, entre Leonor Perez y Desamparados, La Habana Vieja
Teléfono: (53-7) 860 4210
Correo Electrónico: iglesiapaula@patrimonio.ohc.cu

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑