Destinos no image

Publicado el agosto 30th, 2018 | por David Giménez

Jardín Madre Teresa de Calcuta, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Un jardín público arbolado, con su puntito decadente y su rollo romántico, en el corazón de La Habana Vieja. ¿Cómo mejorar este inicio tan prometedor?.

En 1999 se inauguró en la esquina sureste de la Plaza de San Francisco, en la Avenida del Puerto, un pequeño jardín en honor a destacada a la Madre Teresa de Calcuta, destacada misionera y merecedora del Premio Nobel de la Paz. El Jardín Madre Teresa de Calcuta es un oasis arbolado, rodeado de una verde vegetación que contrasta con los rudos y altos muros de piedras de cantería, que los transeúntes suelen pasar por alto.

Es uno de esos regalos urbanos que a veces cuesta creerse que existan. Uno de esos lugares del pasado en medio de la ciudad que parece mentira que hayan sobrevivido a los envites del progreso. Un sitio que nos recuerda porque la capital de Cuba no pertenece al mundo real, es un punto y aparte de todo.

Cobijado entre los soportales de la antigua iglesia, el jardín invita a pensar en las vicisitudes del lugar o simplemente a ver la vida pasar. Tan solo unos minutos bastan para sentirnos distantes de la bulliciosa zona histórica, del ir y venir de personas, de los ruidos externos.

El jardín ocupa toda la parte trasera del Convento de San Francisco de Asís, incluido el antiguo lugar de su cúpula principal, derribada por un huracán en 1850.

Decorado con esculturas de artistas cubanos contemporáneos, el jardín alberga también la pequeña Catedral Ortodoxa Griega de San Nicolás de Mira .

En su tierra descansan los restos de prominentes figuras de la cultura y la intelectualidad cubana, como Marta Arjona, Lisandro Otero, Liborio Noval, el cineasta Octavio Cortázar, los artistas de la plástica Juan Vicente Bonachea y Pepe Rafart y el historiador de la ciudad Emilio Roig de Leuchsenring.

En medio del jardín, casi oculta dentro de la profusa vegetación, se encuentra una representación a tamaño natural de la Madre Teresa de Calcuta, vestida con su tradicional hábito, sentada y relajada en un banco, elaborada en bronce por el escultor cubano José Villa Soberón (también autor de la estatua del Caballero de París en la Plaza de San Francisco).

“La estatua de la mensajera de la paz es un reflejo de la intensa espiritualidad y la suprema humildad de aquella gran mujer en un mundo martirizado por la pobreza, la guerra y el dolor de los que sufren y padecen”, afirmó el día de su inauguración el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler.

Ese mismo día, el Ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto, escribió: “Me impresionó tremendamente aquella mujercita increíble que reza o medita doblada sobre sí misma, como un mínimo bulto irradiante de humanidad, apoyada apenas en el quicio de un bloque muy bajo de mármol, humildísima pero llena de misterio y dignidad, oscura, sí, pero también extrañamente iluminada. Es una pieza extraordinaria, muy lograda, concebida con la mayor mesura y parquedad de recursos.”

Dirección: Patio trasero del Convento de San Francisco de Asís, La Habana Vieja
Horarios: Abierto de martes a sábado, entre las 10 de la mañana y las cuatro de la tarde, y los domingos desde las nueve y hasta el mediodía.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes