Estatua de Carlos Manuel de Céspedes, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Plaza de Armas

Monumento a Carlos Manuel de Céspedes en la Plaza de Armas (Foto: Vaisens bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

En el centro de la Plaza de Armas, a la sombra de palmeras y ceibas, se sitúa la estatua de mármol blanco de Carlos Manuel de Céspedes, considerado el Padre de la Patria cubana.

Carlos Manuel de Céspedes era un hacendado bayamés que en 1868 se levantó en armas contra el gobierno español, concedió la libertad a los esclavos de su plantación de La Demajagüa y los invitó a sumarse a la lucha anticolonialista.

Al grito de ¡Viva Cuba Libre!, llamado Grito de Yara, proclamó la independencia de Cuba y dio inicio a la cruenta Guerra de los Diez Años. En pocos meses logró reunir a cerca de 17,000 hombres, tomar varias ciudades importantes como Bayamo y dejar a Cuba a las puertas de la independencia.

Elaboró el Manifiesto del 10 de Octubre que daba a conocer los objetivos y las causas por las que los antiguos criollos, ahora convertidos en cubanos, se disponían a defender de forma violenta el territorio en que vivían y que ya comienzan a llamar Patria y Nación:

«… Nadie ignora que España gobierna a la Isla de Cuba con un brazo de hierro ensangrentado… que teniéndola privada de toda libertad política, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados de su suelo a remotos climas o ejecutados sin formación de proceso por comisiones militares en plena paz… la tiene privada del derecho de reunión como no sea bajo la presidencia de un jefe militar, no puede pedir remedio a sus males sin que se la trate como rebelde y no se le concede otro recurso que callar y obedecer…»

La estatua, obra de Sergio López Mesa, se colocó el 27 de febrero de 1955, coincidiendo con el 81º aniversario de su muerte y para ello fue desplazada la del impopular y despótico rey español Fernando VII, que presidía la plaza desde 1834.

Tras años de ostracismo en el Museo de la Ciudad La Habana, Fernando VII volvió a la plaza, a un lugar más discreto, justo al lado del Palacio del Segundo Cabo, sede del Instituto Cubano del Libro y del Castillo de la Real Fuerza.

Construida en 1519, poco después de la fundación de la ciudad, la Plaza de Armas es la mas antigua y una de las más hermosas de La Habana, y en tiempos de la colonia era su centro administrativo.

Desde primera hora de la mañana, la plaza acoge un pequeño mercadillo de segunda mano organizado por libreros y coleccionistas, en la que se pueden encontrar libros antiguos, cámaras inservibles, placas de bronce con imágenes y objetos de interés general sobre José Martí, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, además de medallas y monedas posteriores al triunfo de la revolución.

Tags: , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑