La Vitrola, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

La Vitrola de Noche

La Vitrola por la Noche

Sillones de mimbre, sofás con estampados, sillas rojas de hierro forjado, amarillas de madera y azules de plástico rodean mesas de tamaños y materiales diferentes que hacen de La Vitrola uno de los rincones más eclécticos y alegres de La Habana Vieja.

Con algunas mesas al aire libre en la Plaza Vieja, además de otras cubiertas en una veranda, La Vitrola te recibe con los brazos abiertos. Abierto hasta medianoche, es una buena opción para desayunar, almorzar o tomar una copa tranquila.

Entrar por la puerta de La Vitrola es volver a un mundo de vinilos y arte pop. Este restaurante, como muchas partes de La Habana, pulsó el botón de pausa en los años 50 y se despertó sin una sola cana.

La Vitrola es un bar y restaurante con mucho encanto, con una decoración única entre urbana y vintage, que ofrece cócteles y comida original y de calidad. Es uno de esos sitios donde parece que el tiempo se haya detenido años atrás, cuando todo era más sencillo y la gente no tenía tanta prisa.

Nos recibe una barra de bar con fotografías, recuerdos de viajes, originales artefactos relacionados con la música, camareros amables y una tentadora selección de tapas y raciones que generan una atmósfera agradable y una experiencia diferente para el cliente.

Comedor de La Vitrola

Comedor de La Vitrola

Terraza de La Vitrola

Terraza de La Vitrola

El bar está unido al comedor, amplio y decorado con muy buen gusto con piezas vintage y contemporáneas. Cuenta con una clientela cambiante por la mañana, por la tarde y por la noche que busca sus deliciosos combinados o platos de cocina cubana e internacional. Es uno de esos lugares donde parece que el tiempo se haya detenido años atrás, cuando todo era más sencillo y la gente no tenía tanta prisa.

La Vitrola es uno de esos sitios perfectos para la hora del desayuno (temprano o tardío, los fines de semana). Sus desayunos cubanos, como buen reflejo de la cultura del país, son contundentes, sin pretensiones, generosos e inolvidables, un festín de tostadas, huevos, ensalada de fruta y café cubano. La reina de los desayunos de La Vitrola es la tortilla, que te la harán como les pidas.

Parece mentira lo fácil que es dejar contentos a los comensales con pequeños detalles y, sobre todo, una cocina auténtica y hecha con pasión. Es lo que se respira en este establecimiento sin grandes pretensiones. Bueno, con una única pretensión: la de querer gustar.

Aquí el cocinero y su equipo apuestan por la cocina cubana tradicional y por los platos más caseros con recetas de la abuela. El restaurante ofrece una cocina de autor que toma los productos de Cuba como referencia para sus interpretaciones.

Entre las especialidades de la casa, la Vitrola mixta con camarones rebosados, eperlan de pescado, masitas de cerdo, dados de pollo y langosta, las frituras de malanga acompañadas con miel de abeja, los tostones cubanos rellenos con jamón y la cuidada selección de croquetas (jamón, pescado, pollo, espinaca, jamón serrano y chorizo).

Plato de marisco durante el servicio de cena de La Vitrola

Plato de marisco durante el servicio de cena de La Vitrola

La Vitrola ofrece un trato inmejorable y esa sensación impagable de estar rodeado de profesionales.

La Vitrola ofrece un trato inmejorable y esa sensación impagable de estar rodeado de profesionales

La coctelería en la Vitrola de Cuba se caracteriza por mezclar jugos de frutas naturales (mango, piña, guayaba, plátano...)

La coctelería en la Vitrola de Cuba se caracteriza por mezclar jugos de frutas naturales (mango, piña, guayaba, plátano…)

Este local en el corazón de La Habana Vieja tiene de todo: un buen ambiente, un servicio impecable y un menú contundente que te dejará lleno hasta bien entrada la tarde.

La Vitrola es muy popular entre los turistas, sobre todo americanos y canadienses.

La decoración, repleta de detalles, y las noches llenas de música, junto con una terraza donde se sirven los mejores mojitos de la zona, garantizan una experiencia única.

Para escuchar los pajaritos, comer y beber de maravilla y quedarse en un estado de reposo cercano al ensimismamiento.

Uno de esos lugares para reenamorarse de La Habana Vieja, de Cuba y del mundo en general. 

Dirección: Calle Muralla No. 151 e/ San Ignacio y Cuba
Teléfono: (+53) 5285 7111
Correo Electrónicojoseagustin@enet.cu
Facebookhttps://www.facebook.com/La-Vitrola/
Horarios: Abierto todos los días de 8.30 a 24 h.

Tags: , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes