Monumento a Calixto García, Vedado, La Habana, Cuba

Monumento a Calixto García en La Habana

El Monumento a Calixto García (Foto: Phil Guest bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0)

Muy cerca de la embajada de los Estados Unidos, protegiendo la entrada a la Avenida de los Presidentes desde el Malecón, se halla el impresionante monumento ecuestre creado por el escultor Félix de Wildon y el arquitecto Elbert Poets en 1959 para conmemorar la figura del general cubano Calixto García.

El monumento a Calixto García se levanta en el centro de la plaza homónima y está rodeado de veinticuatro placas de bronce con los instantes más sobresalientes de la vida de Calixto García y sus 30 años de lucha por la independencia de Cuba.

Calixto García fue uno de los principales jefes militares durante las Guerras de la Independencia de Cuba y dirigió varias campañas ofensivas contra pueblos y ciudades de la provincia oriental.

El General Calixto Garcia (centro derecha) recibe al Brig. General William Ludlow (centro izquierda), durante el desembarco de tropas americanas en Cuba en 1898

El General Calixto Garcia (centro derecha) recibe al General de Brigada William Ludlow (centro izquierda), durante el desembarco de tropas americanas en Cuba en 1898

Durante la intervención de los Estados Unidos en la contienda, en 1898, salvó del descalabro en más de una ocasión a las tropas expedicionarias yanquis, mejor pertrechadas, pero que se enfrentaban a un ejercito español aguerrido y conocedor del terreno.

Tras el hundimiento de la flota de Cervera y la toma de Santiago de Cuba (cercada durante semanas por los mambises) el general norteamericano Shafter prohibió la entrada a la ciudad a las tropas de Calixto García para asisitir a la rendición de los españoles.

Esa ofensa fue respondida de inmediato por Calixto García, quien escribió la siguiente carta de protesta:

“La ciudad de Santiago de Cuba se rindió al Ejército americano, y la noticia de tan importante acontecimiento solo llegó a mi conocimiento por personas ajenas a su Estado Mayor, no habiendo sido honrado con una sola palabra de parte de usted sobre las negociaciones de paz y los términos de la capitulación española. Los actos de la rendición sólo llegaron a mi conocimiento por rumores públicos. No fui invitado, ni mis oficiales, para representar al Ejército Libertador cubano en tan solemne ocasión. Sé que usted ha dejado constituidas en Santiago a las mismas autoridades españolas contra las cuales he luchado durante años, como enemigos de la independencia de Cuba, y no fueron electas por los habitantes de Santiago sino nombrados por la Reina española.”

“Circula el rumor de que la orden de impedir a mi Ejército su entrada en Santiago ha obedecido al temor de venganza y posibles represalias contra los españoles. Permítame usted que proteste contra la más ligera sombra de semejante pensamiento, porque no somos un pueblo salvaje que desconoce los principios de la guerra civilizada; formamos un ejército pobre y harapiento, como lo fue el ejército de vuestros antepasados en la noble guerra de la independencia de los Estados Unidos. Pero a semejanza de los héroes de Saratoga y Yorktown, respetamos demasiado nuestra causa para mancharla con la barbarie y la cobardía. (Firmado) Mayor General Calixto García Íñiguez. Campos de Cuba Libre, 17 de julio de 1898″. 

Dirección: Entre la Calle G y Malecón, El Vedado

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑