Monumento a los Estudiantes de Medicina, Centro Habana, La Habana, Cuba

Monumento de los Estudiantes de Medicina en La Habana

Monumento a los Estudiantes de Medicina (Foto: Talavan bajo lic. CC BY-ND 2.0)

Un fragmento de la antigua muralla de La Habana recubierto de mármol blanco conmemora el lugar donde ocho estudiantes de medicina de la Universidad de La Habana fueron fusilados el 27 de noviembre de 1871 por el gobierno colonial, condenados a muerte por la supuesta profanación del sepulcro del periodista español Don Gonzalo Castañon.

El conjunto escultórico se ubica dentro de un parque situado en la Plaza de La Punta, cruzando la avenida del Malecón habanero, a poca distancia del acceso oeste del túnel de La Habana. En torno a él se erige un bello y sobrio templete de estilo griego, rodeado de columnas dóricas acanaladas, que acoge una urna simbólica.

Debajo, rodeados de relieves esculpidos sobre el mármol blanco, descansan por siempre los restos de la injusticia.

El monumento costó 30.000 pesos, que fueron financiados con una suscripción pública impulsada por el defensor de los estudiantes Fermín Valdés Domínguez (quien no solo luchó por demostrar su inocencia, sino que descubrió la tumba secreta donde originalmente habían sido enterrados, en la propia Necrópolis de Colón) y donaciones de cientos de habaneros. La obra fue diseñada por el escultor cubano José Vilalta Saavedra y quedó finalmente inaugurada en el año 1921.

En una de las placas que identifican al modesto y alegórico mausoleo, se lee:

“El 27 de noviembre de 1871 fueron sacrificados frente a este sitio por los voluntarios españoles de La Habana los ocho jóvenes cubanos estudiantes del 1er año de medicina Alonso Álvarez de la Campa, Carlos Augusto de la Torre, Pascual Rodríguez y Pérez, Ángel Laborde, José de Marcos y Medina, Eladio González y Toledo, Anacleto Bermúdez y Carlos Verdugo. Y para eterna memoria se les dedica esta lápida el 27 de noviembre de 1899.”

Todas las noches, el Monumento a los Ocho Estudiantes de Medicina se encuentra iluminado por un creativo sistema de focos eléctricos, obra del ingeniero eléctrico Félix de la Noval. La luz ámbar representa el fuego de las armas, la cual, simbólicamente, no puede apagar la luz blanca, que encarna los ideales de la independencia cubana.

En la Plaza de la Punta, antigua ubicación de la Real Cárcel de La Habana, también desemboca el Paseo del Prado y convergen obras de reconocidos escultores cubanos contemporáneos como Rita Longa, Jilma Madera y Juan José Sicre.

Este lugar es sede, año tras año, el 27 de noviembre, del desfile de los estudiantes habaneros que se inicia en la la escalinata de la Universidad de La Habana y culmina alrededor del monumento, con un acto de recordación, que rinde un homenaje de admiración, de cariño y de respeto a los jóvenes que inmolaron sus vidas y que quedan unidos con este lazo: Inocentes.

Dirección: entre Paseo del Prado (Paseo de Martí) y Calle San Pedro (Avenida del Puerto)

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑