Organopónico (Huerto Urbano) de Alamar

Organopónico (Huerto Urbano) de Alamar

Organopónico (Huerto Urbano) de Alamar (Foto: Photog aka eddie penland bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

Los organopónicos son un sistema de huertos urbanos con el que se produce el 90% de las frutas y verduras que se consumen en La Habana.

Surgieron por pura necesidad, como respuesta comunitaria a la falta alimentos tras el colapso del bloque soviético. Cuba perdió sus principales socios comerciales y todos los subsidios, así como el acceso al petróleo, los fertilizantes químicos y pesticidas.

Entre 1989 a 1993, la economía cubana se contrajo un 35% y el comercio exterior cayó un 75%. Sin la ayuda de la Unión Soviética, la producción agrícola cubana disminuyó un 50%. En esta época, conocida como el “Período Especial”, la escasez de alimentos se agudizó.

Los habaneros empezaron a cultivar frutas y verduras por iniciativa propia en solares y fincas abandonadas en las afueras de La Habana. Miles de nuevos agricultores urbanos, llamados parceleros, formaron y desarrollaron cientos de nuevas cooperativas y mercados.

Los huertos organopónicos se pueden crear sobre zonas sin edificar, en terrenos baldíos, y también disponerse en terrazas en laderas. La calidad del suelo se va mejorando gradualmente por medio de la aplicación de materias orgánicas.

La Habana cuenta con 97 organopónicos de alto rendimiento, en los que se producen lechugas, acelgas, rábanos, remolachas, habichuelas, pepinos, tomates, espinacas y pimientos. Entre ellos, uno de los más conocidos es el Vivero Alamar, que fue establecido en 1997 en unos terrenos baldíos y abandonados, a 2 km del centro de la ciudad.

Gestionado por una cooperativa de 180 miembros, sus huertos producen unas 300 toneladas de verduras orgánicas al año. Es una cooperativa en la que participan muchos voluntarios, que acuden de otros paises para trabajar y aprender de los cooperativistas cubanos.

En el cultivo no se utiliza ningún tipo de pesticida ni fertilizante químico, sino que se usa abono de vaca y se mantienen colonias de insectos que contribuyen al control biológico de las plagas.

Con los organopónicos, La Habana se ha convirtido en pionera en la transición global hacia una agricultura sostenible que produce “más con menos”.

La capital ha sentado las pautas para el desarrollo de la agricultura en el resto de Cuba, y no solamente en pueblos y ciudades. Su modelo de gestión ha sido adoptado a nivel nacional por el Ministerio de la Agricultura, que promueve una combinación de producción “tecnológico-industrial” y agroecológica en las áreas rurales.

En toda la isla, actualmente practican la agricultura urbana unas 40.000 personas, en una extensión estimada de 33.500 ha, compuesta por 145.000 parcelas, 385.000 patios, 6.400 huertos intensivos y 4.000 huertos organopónicos.

Dirección: Calle 160 entre 160C y 5ta G, Alamar

Tags: , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑