Parque Almendares o Bosque de La Habana, entre Vedado y Playa, La Habana, Cuba

El Parque Almendares

El Parque Almendares (Foto: David Schroeder bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

En las orillas del río Almendares, bajo el puente de la calle 23 y en pleno corazón de La Habana, se encuentra el mayor bosque urbano de toda la isla. También es una de las obras arquitectónicas más importantes de la ciudad.

Este exuberante oasis de verdor y aire puro es el gran pulmón de la ciudad y tiene un montón de senderos para recorrer. Hay sombra en casi todo el parque, de modo que es el sitio idóneo para los días de calor.

La vegetación es abundante, con miles de plantas que cuelgan de los árboles tropicales, sobre todo malangas; es como pasar de la ciudad a la selva.

Es uno de esos lugares donde parece que el tiempo se haya detenido años atrás, cuando todo era más sencillo y la gente no tenía tanta prisa.

Inagurado en 1959, el parque ha sufrido en los últimos años una profunda restauración, y además de los nuevos bancos que se han colocado a lo largo del paseo fluvial, se puede disfrutar de otros servicios como un mini-golf, una sala de exposiciones, un anfiteatro que programa diversas actividades lúdicas y educativas, una zona infantil, alquiler de barcas de remos para surcar el río, varios restaurantes, y hasta un parque temático sobre la edad de los dinosaurios, repleto de esculturas de piedra de monstruosos reptiles a tamaño natural.

El Parque Almendares se encuentra algo alejado de las zonas turísticas más concurridas, pero merece la pena pasear y sentir el río que el escritor cubano Lezama Lima calificó como uno de los cuatro grandes ríos del mundo y sobre el que dejó escrito el siguiente poema:

“Dichoso Mariano que ha podido ver los cuatro grandes ríos
El Ganges, el Sena, el Amazonas y el Almendares.
El Ganges, donde los efímeros se purifican y los muertos fluyen.
La horizontal del Sena, al lado de la verticalidad del gótico implorante.
La influencia pura, indetenible, desconocida del Amazonas.
Y la tierna humildad del Almendares lento,
donde la mano se extiende por las colinas
y peina e impulsa con la lunada…”

Es muy común encontrarse con gente vestida de blanco, llevando a cabo rituales en honor a Yemayá, una divinidad afrocubana.

Las terrazas del Parque Almendares son perfectas para tomar un algo contemplando tranquilamente el paisaje y felicitándose por conocer uno de los rincones más sorprendentes de La Habana.

Los sábados y domingos quizás hasta puedas disfrutar de alguna actuación musical gratuita en el antiguo anfiteatro.

Dirección: Entre las calles 23 y 32, Vedado

Tags: , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑