Parque Central, Centro Habana, La Habana, Cuba

El Gran Teatro de La Habana y el Hotel Inglaterra

El Gran Teatro de La Habana y el Hotel Inglaterra (Foto: Andrzej Wrotek bajo lic. CC BY-ND 2.0)

El diminuto Parque Central es un remanso de paz situado junto a una de las zonas más concurridas de la capital. También es el tradicional punto de encuentro de los aficionados al béisbol, en el que discuten sobre las tácticas, los jugadores y las perspectivas de los equipos de La Habana en los playoffs. A Parque Central hay que ir porque allí comenzó todo: la vida, la ciudad, el movimiento, la revolución… lo que sea.

El Parque Central ha sido desde siempre un microcosmos de la sociedad habanera y adquirió su fisonomía actual en la segunda mitad del siglo XIX, tras la demolición de las murallas de la ciudad. Aquí tiene lugar ese espectáculo que es la vida cotidiana, el ritual de acceder a los autobuses reciclados de todas partes del mundo o el de subir a los ‘camellos’ (esos prodigiosos camiones con un remolque para pasajeros).

Esta céntrica plaza rodeada de frondosas palmeras es el punto de unión entre los barrios de La Habana Vieja y Centro Habana, un lugar de encuentro presidido por la estatua de Jose Martí, la primera que se le erigió en Cuba.

El monumento, obra de José Villalta de Saavedra, fue inaugurado en 1905, para conmemorar el 10º aniversario de la muerte de Martí, poeta, periodista, dirigente político y considerado como el héroe nacional de la independencia cubana. El conjunto está rodeado de 28 palmeras que simbolizan la fecha de nacimiento de Martí: el 28 de enero.

El Monumento a José Martí en el Parque Central

El Monumento a José Martí en el Parque Central (Foto: Phil Bartle bajo lic. CC BY 2.0)

El Parque Central es un excelente punto de partida para explorar La Habana, ya que a su alrededor se encuentran algunas de las edificaciones y lugares más emblemáticos de la ciudad.

El edificio que acoge el Hotel Plaza, en el norte del parque, fue construido a finales del siglo XIX como hogar de la acaudalada familia Pedroso, y posteriormente sirvió de redacción para el influyente periódico el Diario De La Marina.

En el extremo norte está el opulento Centro Asturiano, que alberga la colección de Arte Internacional del Museo de Bellas Artes de Cuba, un centro cultural de primer nivel y una parada obligada para cualquiera que visite La Habana y esté interesado en el arte y la cultura.

A sólo unas manzanas están las calles Obispo y O’Reilly, que te llevarán hasta el corazón del casco histórico de la ciudad.

Al oeste de la plaza, a un costado del Gran Teatro de La Habana y del Hotel Inglaterra, se encuentra San Rafael, la calle hermana de Obispo, que se extiende por más de veinte manzanas, atravesando las calles Industria, Galiano, Belascoaín e Infanta, y llega hasta la Universidad de La Habana, en El Vedado.

Caminando hacia el sur, nada más cruzar el Paseo del Prado está El Capitolio, réplica del de Washington, el Teatro Payret, el más antiguo de la ciudad y el Parque de la Fraternidad, construido en 1892 con el objetivo de conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón.

Esta zona es conocida popularmente como el “Parque Jurásico”, por la gran cantidad de almendrones, coches antiguos americanos que son utilizados como taxis colectivos, que aparcan en los alrededores.

Tags: , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑