Plaza de Albear, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Estatua de Francisco de Albear en la plaza homónima (Foto: Luis Alveart bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

Estatua de Francisco de Albear en la plaza homónima (Foto: Luis Alveart bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

Miles de personas pasan por delante todos los días, pero pocos se fijan en el monumento que se encuentra en el cruce de la Avenida de las Misiones (Calle Monserrate) con la Calle Obispo.

En el centro de esta pequeña plaza, a la sombra de palmeras y ceibas, se sitúa la elegante estatua de mármol del ingeniero Francisco de Albear y Lara, esculpida en 1895 por el artista cubano José Vilalta de Saavedra.

En 1835, el sistema de acueductos de La Habana colonial no garantizaba el abastecimiento adecuado de agua potable a una ciudad que, a mediados del siglo XIX, ya contaba con una población de 100.000 habitantes. Por ello, el Capitán General Miguel Tacón encargó a su jefe de ingenieros, el coronel Francisco de Albear y Lara un estudio sobre la conducción a La Habana de las aguas de los manantiales de Vento.

Albear proyectó un sistema de canales de mampostería, cerrado, que conduciría por gravedad las aguas de dichos manantiales, durante un trayecto de once kilómetros, hasta su destino final.

La complejidad de la obra era extraordinaria y Albear estudió los antecedentes y las posibilidades de aprovechamiento de los acueductos anteriores, efectuó un cálculo de la dotación de agua para la ciudad, valoró las dificultades para lograr la obra de captación en Vento y propuso el trazado del cauce hasta el depósito.

Albear valoró aspectos relativos a la ubicación, altura, capacidad y dimensiones de la conducción, así como otros aspectos tecnológicos, además de argumentar las condiciones requeridas para un buen sistema de distribución.

No obstante, no llegó a ver concluido el acueducto, ya que falleció en 1887, habiendo dedicado 30 años de su vida al proyecto.

Si pudo disfrutar del honor de recibir la Medalla de Oro en la Exposición Universal de París de 1878, que consideró el proyecto de Albear una obra maestra de la ingeniería del siglo XIX, y una de las más sobresalientes de su tiempo a escala mundial.

El acueducto fue inagurado en 1893, con el nombre de Isabel II, y en 1902, con el nacimiento de la República de Cuba, pasó a denominarse de Albear. A día de hoy continúa en funcionamiento.

Dirección: Avenida de las Misiones (Calle Monserrate) e/ Obispo y O’Reilly

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑