Plaza de Armas, La Habana Vieja, La Habana, Cuba

Monumento a Carlos Manuel de Céspedes en la Plaza de Armas

Monumento a Céspedes en la Plaza de Armas (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

Construida en 1519, poco después de la fundación de la ciudad, la Plaza de Armas (ajardinada, con palmeras y libros) es la mas antigua y una de las más hermosas de La Habana, y en tiempos de la colonia era su centro administrativo.

Escenario de todo tipo de celebraciones (corridas de toros, autos de fe, ejecuciones, representaciones teatrales, fiestas reales, torneos, canonizaciones y proclamaciones, etc.), ha cambiado de nombre varias ocasiones. Antiguamente era conocida como Plaza de la Iglesia, por albergar la Parroquial Mayor, la primera iglesia de La Habana. El nombre de Plaza de Armas no fue adoptado hasta finales del siglo XVI, cuando el gobernador colonial, que vivía en el cercano Castillo de la Real Fuerza, comenzó a utilizar el lugar para realizar paradas y ejercicios militares.

El solar de la Parroquial Mayor lo ocupa en la actualidad el Palacio de los Capitanes Generales, uno de los más elegantes ejemplos de arquitectura barroca de latinoamérica y residencia de los Capitanes Generales españoles desde 1791.

Al finalizar la dominación colonial española, fue la sede del gobierno interventor de los norteamericanos (1898-1902), Palacio Presidencial de la República Cubana hasta la llegada del presidente Mario García Menocal en 1913 y Ayuntamiento de La Habana hasta 1967, año en el que el edificio fue destinado para albergar el Museo de la Ciudad.

Patio del Palacio de los Capitanes Generales (Foto: Vaisens bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

Patio del Palacio de los Capitanes Generales (Foto: Vaisens bajo lic. CC BY-NC-ND 2.0)

En el mismo entorno también se encuentra el Castillo de la Real Fuerza, la primera fortaleza construida en Cuba y El Templete, que conmemora el lugar donde se fundó la ciudad en 1519. Al lado se sitúa el Hotel Santa Isabel, un enorme palacio erigido por el Conde de Santovenia, uno de los más importantes miembros de la nobleza cubana del siglo XIX.

La austera fachada del Palacio del Segundo Cabo data de 1776, cuando el edificio fue construido como residencia de la mano derecha del Capitán General de Cuba. Hoy es sede del Instituto Cubano del Libro y de otras instituciones culturales.

En el centro de la plaza, a la sombra de palmeras y ceibas se sitúa la estatua de mármol blanco de Manuel de Céspedes, héroe cubano de la Guerra de los Diez Años. A uno de los costados, hay otra escultura, la del impopular rey español Fernando VII, que presidió la plaza entre 1834 y 1955.

La Plaza de Armas es la meca de todo coleccionista de filatelia y numismática. Desde primeras horas de la mañana, la plaza acoge un pequeño mercadillo organizado por un avispado comando de libreros, seductores natos, que saben cómo transmitir auténtico fervor por una primera edición de los Diarios del Che Guevara en Bolivia o una recopilación de textos sobre la Guerra de Cuba.

Castillo de la Real Fuerza, sede del Museo de la Navegación

El Castillo de la Real Fuerza es la sede del Museo de la Navegación (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

También encontrarás medallas, sellos y monedas de principios del siglo XX, cámaras antiguas, placas de bronce con imágenes y objetos de interés general sobre José Martí y Fidel Castro. El tiempo parece haberse detenido.

La Plaza de Armas, como sus hermanas la de San Francisco, la de la Catedralla Vieja, es lo más parecido a ese túnel del tiempo que es la capital, un viaje a nuestro pasado más inmediato, a la era de las reparaciones y la de los talleres de objetos cotidianos, a una Habana en la que todo se arregla una y otra vez, hasta el infinito: los relojes de pulsera, las gafas (los espejuelos, dicen los habaneros), las radios, los móviles, las cámaras de las bicicletas….

Al paisaje de la Plaza de Armas hay que sumarle los encantadores personajes callejeros. Personas genuinas que puedes encontrarte en cualquier momento en La Habana Vieja, como las mujeres vestidas de blanco vendiendo maní, los tríos de hombres con guayaberas tocando canciones de son y guaracha frente a cualquier terraza o las ancianas vestidas de vivos colores fumando enormes puros.

Dirección: Calle Tacón entre Obispo y O’Relly, La Habana Vieja

Tags: , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑