Plaza de la Revolución, Vedado, La Habana, Cuba

Memorial a Jose Martí, en la Plaza de la Revolución

Memorial a Jose Martí, en la Plaza de la Revolución

Escenario imperturbable de muchos de los discursos de Fidel Castro, en la Plaza de la Revolución te recibirá la mirada atenta del Che Guevara y de Camilo Cienfuegos, compañeros inseparables de Fidel, inmortalizados en dos esculturas de hierro que cubren las fachadas de los Ministerios del Interior y de Comunicaciones. También aquí puedes visitar el Monumento a José Martí.

La gigantesca Plaza de la Revolución (conocida como Plaza Cívica hasta 1961) fue concebida en los años 20 por el arquitecto paisajista francés Jean-Claude Nicolas Forestier, como parte del ambicioso plan de reforma y ensanche de la ciudad de La Habana desarrollado entre los años 1920 y 1959. Te sorprenda descubrir que no fue Fidel Castro quien la mandó construir, sino Fulgencio Batista.

Como nexo del ambicioso plan de Forestier, la plaza fue erigida sobre una pequeña colina (conocida como la Loma de los Catalanes), siguiendo el ejemplo de la Place de l’Étoile de París, con un diseño geométrico y varias avenidas que nacen en forma de abanico y comunican la plaza con el Río Almendares, Vedado y el Parque de la Fraternidad, en Centro Habana.

Relieve escultórico de Camilo Cienfuegos (Foto: Deavila bajo lic. CC BY-SA 3.0)

Sobre la fachada del edificio de Telecomunicaciones se proyecta una escultura de Camilo Cienfuegos (Foto: Deavila bajo lic. CC BY-SA 3.0)

Rodeada de edificios grises y funcionales levantados a finales de los años 50, la plaza es en la actualidad la sede del Gobierno Cubano.

Con sus 72.000 metros cuadrados, es una de las más grandes del mundo, además de un emblema de la Cuba revolucionaria, ya que aquí se celebran las grandes concentraciones políticas y marchas multitudinarias, como el Primero de Mayo o el nacimiento de José Martí.

En 1998, más de 1 millón de personas (aproximadamente el 10% de la población cubana) se reunieron en la Plaza de la Revolución para escuchar el discurso del Papa Juan Pablo II.

No hay mayor expresión del aparato propagandístico del poder cubano que la plaza de la Revolución, un espacio en apariencia que aglutina varios símbolos de la Cuba post-Batista.

En el lado norte se sitúa el Ministerio de Interior, un feo bloque de hormigón en cuya fachada se encuentra un enorme relieve escultórico del Che Guevara (copia de la mítica fotografía que Alberto Korda le tomó en 1960), acompañado de una de sus frases más famosas “Hasta la victoria siempre”.

No hay mayor expresión del aparato propagandístico del poder cubano que la plaza de la Revolución (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

No hay mayor expresión del aparato propagandístico cubano que la plaza de la Revolución (Foto: David Giménez bajo lic. CC BY-NC 4.0)

En 2009 se agregó en el adyacente Edificio de Telecomunicaciones un diseño similar con la imagen del heroico guerrillero cubano Camilo Cienfuegos y el texto “Vas bien Fidel“.

En el lado este se ubica la Biblioteca Nacional José Martí, en cuyo vestíbulo se suelen programar interesantes exposiciones fotográficas, y en el oeste se halla el monumental edificio del Teatro Nacional de Cuba, que recuerda al Royal Festival Hall de Londres, y acoge excelentes representaciones y conciertos.

En el centro de la plaza se encuentra el obelisco y la estatua del Memorial a Jose Martí, al cual se puede subir para contemplar una increíble panorámica de la ciudad.

Detrás del Memorial a Martí se encuentra el fuertemente custodiado Palacio de la Revolución, que alberga la sede del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Tags: , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes