Publicado el septiembre 2nd, 2017 | por David Giménez

Restaurante 1830, Vedado, La Habana, Cuba

Situado en el extremo oeste del Malecón, el 1830 está considerado uno de los restaurantes mas elegantes de La Habana y dispone de unas magníficas vistas al mar desde su terraza.

La historia del edificio se remonta al siglo XIX, cuando en el lugar se ubicaba el restaurante Arana, cuya fama se extendía por toda la ciudad gracias a las especialidades de la casa: el bacalao a la vizcaína y la merluza a la vasca. A comienzos del siglo XX pasó llamarse Hotel La Mar.

En la década de los 50 el inmueble fue adquirido por la familia Currais, propietaria del restaurante la Zaragozana, que lo restauró y convirtió en el restaurante 1830 (año en el que se fundó su primer establecimiento).

El 1830 es un templo culinario dedicado a los platos tradicionales cubanos y que cumplira las expectativas de los más exigentes comensales. El comedor dispone de unas cómodas sillas para unas mesas bien distribuidas, a una distancia prudencial para que los comensales no se molesten, un pequeño escenario y un excelente servicio.

Su inolvidable jardín trasero, con palmeras, plantas y mesas apostadas sobre la tierra, es para pasarse horas y horas de charla arreglando el mundo.

Tras el cierre de la cocina a las 22h desaparecen las mesas, descienden las luces y la música en directo se apodera del local e invita al baile, acompañado por alguno de sus espléndidos cócteles. Cada día, se programan excelentes actuaciones de diferentes estilos, como el jazz, la salsa o la timba cubana, entre muchos otros.

El ambiente agradable y la música en vivo lo convierten en un lugar ideal para conocer la noche de La Habana, acercarse a la simpatía cubana y, quizás, animarse a bailar (aunque la competencia es dura).

Dirección: Malecón y Calle 22, Vedado
Teléfono:  +(53 7) 838 3090
Horarios:  Abierto todos los días de 12 a 24h.

Tags: , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑