Destinos no image

Publicado el octubre 13th, 2018 | por David Giménez

Restaurante El Ranchón, Vedado, La Habana, Cuba

Cuando el hambre apremie, no lo dudes y lánzate a por un festín tradicional cubano en uno de los paladares más queridos y recomendados de La Habana: El Ranchón.

Comer bien a precios razonables sería una entelequia en La Habana si no fuera por casas como el Ranchón.

Situado dentro de un mercado de frutas y verduras, muy cerca de la Avenida Rancho Boyeros, del Palacio de Convenciones de La Habana y de la Universidad de las Artes (ISA), el Ranchón ofrece comida a buen precio y un servicio amable y profesional.

Juega en la liga de esas paladares tradicionales, honestas, sin más pretensiones que conseguir que pases un rato animado.

Parece mentira lo fácil que es dejar contentos a los comensales con pequeños detalles y, sobre todo, una cocina auténtica y hecha con pasión. Es lo que se respira en este establecimiento con una única pretensión: la de querer gustar.

Es uno de esos lugares del pasado en medio de la ciudad que parece mentira que hayan sobrevivido a los envites del progreso.

Entre sus platos destacan la carne de cerdo, el arroz con frijoles, el picadillo cubano, los tostones rellenos, la ración de frijoles negros dormidos, los platanitos fritos, la yuca con mojo, las torrejas de la abuela y el arroz con leche (lo preparan con tres tipos de leche y su tradicional canela espolvoreada).

El secreto del éxito de el Ranchón es no tener secretos: la comida es simple pero sabrosa, el servicio atento, y los precios muy razonables. Nada más, y nada menos.

Un sendero decorado con plantas ornamentales conduce a la entrada de El Ranchón, un espacio abierto, que imita la estructura de los ranchos con techo de guano típicos de los campos cubanos.

Con su estanque con peces de colores, el aroma de flores, sus árboles y palmeras sombreando, los muros cubiertos por la hiedra y sus mesas que invitan a la tertulia, “romántico” nunca ha sido más apropiado que aquí. Su terraza es perfecta para tomar un refrescante granizado de mojito a ritmo pausado, felicitándose por conocer uno de los lugares más emblemáticos y sorprendentes de La Habana.

El Ranchón es algo ruidoso y siempre hasta los topes pero vale la pena adentrarse por el tamaño y el precio de sus raciones.

Dirección: Esquina de Tulipán y Marino (se entra a traves del mercado), Vedado

Tags: , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑
  • Buscar Disponibilidad

  • Entradas recientes