Torreón de Cojimar, Cojimar, La Habana, Cuba

Torreón de Cojimar

Torreón de Cojimar (Foto: Rene Leubert bajo lic. CC BY-NC 2.0)

Vigilando la entrada de la bahía se encuentra el Torreón de Cojimar, una antigua fortaleza construida por los españoles en 1649 a 22 kilómetros de La Habana, como parte del sistema defensivo de la ciudad y actualmente utilizado por la Guardia Costera Cubana.

La idea de erigir el nuevo baluarte rondaba desde inicios del siglo XVII, ante un posible ataque de portugueses e ingleses, y fue impulsada por el entonces Gobernador General de Cuba, Pedro Valdés. Quienes lo sucedieron, apoyaron igualmente la propuesta.

Ante la falta de financiación por parte de la Junta de Guerra del Consejo de Indias y consciente de la urgencia, el Gobernador General de Cuba Álvaro de Luna decidió iniciar la obra con fondos propios.

Su construcción estuvo a cargo de Juan Bautista Antonelli, hijo. Heredero de una tradición de ingenieros, su padre y tío habían creado ya algunas importantes fortificaciones para el Rey de España en varios territorios, como las fortalezas del Morro y de la Punta, en la propia Habana.

Antonelli, ante la importancia de la empresa asignada, construyó un fortín cuadrado de ochenta pies de lado y cuarenta de altura, con seis cañones en la cubierta y cinco a los veinte pies. Para acceder al torreón, añadió una escalera fija que se une al interior a través de un puente levadizo. Además, diseñó aljibes, almacenes y barracas para dar cabida a unos cincuenta hombres.

Las labores de construccion se iniciaron el 30 de enero de 1635. Casi a la par y bajo los mismos planos, se levantó el fuerte Santa Dorotea de la Luna de la Chorrera, conocido como Torreón de la Chorrera, en la desembocadura del río Almendares.

Al igual que el Torreón de la Chorrera, el de Cojimar fue una de las primeras defensas en caer en manos de los británicos cuando atacaron La Habana por la retaguardia en 1762.

Justo al lado de esta fortificación se encuentra, enmarcado por un arco neoclásico, el Monumento a Ernest Hemingway. En Cojímar Hemingway tenía atracado el Pilar, el barco en el que salía a pescar y que hoy se conserva en el jardín de Finca Vigía.

Gregorio Fuentes, un pescador de origen canario instalado en este pueblo costero, fue su fuente de inspiración para el protagonista del libro “El Viejo y El Mar“, gracias al que ganó el premio Pulitzer en 1952 y el premio Nobel de Literatura en 1954.

A la muerte del escritor, en 1962, los pescadores  de Cojimar fundieron sus anclas para crear un busto en su honor, que se sigue conservando en el frente marítimo, enmarcado por pilares y grandes arcadas.

Dirección: Calle 1D Final, Cojimar

Tags: , , , , , , , ,


Sobre el autor

Apasionado de internet y de los geniales rincones que ofrece la ciudad de La Habana. Mi objetivo es compartir con vosotros mi inquietud por descubrir lugares y personas especiales.



Volver arriba ↑